Beneficios Para La Belleza del Aceite de Semilla de Uva

Beneficios del Aceite de Semilla de Uva

 

Extraído de las semillas de uva de vino, el aceite de semilla de uva es una alternativa viable, natural a los productos cosméticos de base química en el cuidado de la piel. Es conocido por tratar el acné, quemaduras solares, bronceado, incluso retrasar el envejecimiento de la piel. Gracias a sus propiedades antioxidantes. Además, las propiedades emolientes del aceite lo convierten en una crema hidratante eficaz y un aceite portador seguro para la dilución con aceite (s) esencial (es).

 

El aceite de la semilla es muy popular hoy en día, tanto asi que se inclyuye dentro de los ingredientes de la goji cream de Hendels Garden. Las semillas de uva son un subproducto del proceso de elaboración del vino.

 

El aceite de semilla de uva se extrae de estas semillas mediante técnicas mecánicas (conocidas como prensado en frío) o mediante el uso de un disolvente. Y puesto que el prensado en frío no implica ni tratamientos químicos ni térmicos, el aceite prensado en frío es más seguro y retiene compuestos más beneficiosos.

 

¿Cuáles Son Sus Beneficios?

 

El aceite de semilla de uva contiene altos niveles de ácidos grasos (ácidos linoleico, oleico, palmítico y esteárico) y vitamina E.

Contiene muchos compuestos fenólicos beneficiosos.

Según la investigación, podría tener propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, cardioprotectoras y anticancerosas.

 

Pero el aceite de semilla de uva no sólo es bueno para tu salud, sino también para tu piel. Así que echemos un vistazo a cómo funciona con el cuidado de la piel:

 

Hidrata

 

Los ácidos grasos en el aceite de semilla de uva lo convierten en una gran crema hidratante. Forma una barrera protectora en la piel y evita la pérdida de humedad.

 

También es un aceite ligero que no obstruye los poros de la piel. Esto significa que puedes usarlo incluso si tienes piel grasa.

 

Trata El Acné

 

El ácido linoleico, un componente importante del aceite de semilla de uva, podría tener efectos antiinflamatorios que pueden tratar el acné. De hecho, un estudio encontró que la aplicación de ácido linoleico resultó en una reducción significativa en el tamaño de microcomedones (poros de la piel obstruidos que se convierten en espinillas)

 

Mantiene La Piel Joven

 

Durante un período de tiempo, la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol puede reducir la elasticidad de la piel y provocar que se envejezca prematuramente. El aceite de semilla de uva, que es rico en vitamina E, podría ser capaz de ofrecer cierta protección.

 

Según la investigación, la vitamina E tiene propiedades antioxidantes y de absorción UV. Y estudios en animales muestran que la aplicación tópica de esta vitamina puede proteger la piel de los daños inducidos por los rayos UV e incluso disminuir la incidencia de cáncer de piel inducido por los rayos UV.

 

Añadir un poco de aceite de semilla de uva a tu dieta también podría ayudar a mantener la piel joven. Un estudio en el que participaron mujeres estadounidenses de mediana edad encontró que aquellas con mayores ingestas de ácido linoleico y vitamina C tenían una mejor piel con menos arrugas y sequedad que las otras. El estudio también encontró que una menor ingesta de grasas y carbohidratos es beneficioso.

 

Aclara La Piel

 

Si has estado en el sol durante demasiado tiempo, el aceite de semilla de uva puede ayudarte a lidiar con el bronceado indeseado. Un estudio en animales encontró que la aplicación de ácido linoleico a la piel que fue hiperpigmentada debido a la exposición a los rayos UV se aclaro.

 

Los investigadores han sugerido que el ácido linoleico funciona mediante la supresión de la producción de melanina (un pigmento de oscurecimiento de la piel) y mejorar la eliminación de la melanina de la capa externa de la piel. Otro estudio encontró que la aplicación tópica de ácido linoleico fue incluso eficaz en el tratamiento de melasma, una condición donde se ven manchas de piel oscuras e hiperpigmentadas.

 

 

Actúa Como Un Aceite Portador

 

Los aceites esenciales derivados de diversas plantas se han utilizado terapéuticamente durante mucho tiempo para ofrecer una gama de beneficios físicos y emocionales. Pero la mayoría de los aceites esenciales son demasiado potentes para ser utilizados tópicamente sin dilución. Aquí es donde entran los aceites portadores.

 

Los aceites portadores se utilizan para diluir los aceites esenciales para que puedan ser aplicados con seguridad y eficacia. Y dado que el aceite de semilla de uva es fácilmente absorbido, ligero y tiene una textura suave, se utiliza popularmente como aceite portador en la aromaterapia.

 

Así que, si estás utilizando el aceite de árbol de té para tratar una infección de la piel por hongos o aceite de lavanda para tratar la piel seca, la dilución con un poco de aceite de semilla de uva puede ser útil.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *